Recuerdos de Hoylake, del Maestro De Vicenzo al Pato Cabrera

El Pato, junto a De Vicenzo, los únicos ganadores de Majors
El Pato, junto a De Vicenzo, los únicos ganadores de Majors Fuente: Archivo
Allí, en 1967, De Vicenzo ganó el el British Opena los 44 años; la misma edad de Ángel Cabrera, que desde hoy será el único argentino en el campo de Royal Liverpool
Gastón Saiz
(0)
16 de julio de 2014  • 21:27

Los Beatles habían alcanzado entonces su máximo pico de inspiración. En toda Inglaterra eran furor los temas de Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, el deslumbrante disco de los Fab Four que se disparó al tope de los rankings. Transcurrían mediados de 1967 y allí, en tierra inglesa, un golfista argentino buscaba cristalizar un sueño que perseguía desde hacía veinte años. Roberto de Vicenzo , con 44, todavía creía que podía obtener el British Open . Mientras hundía sus zapatos en el desparejo campo de Royal Liverpool, en Hoylake, confiaba en su talento y fortaleza para lograr su primer título de Grand Slam, tras haber festejado en incontables puntos del planeta. Finalmente, el 15 de julio de ese año, cumplió con aquel anhelo esquivo. "Nunca perdí las esperanzas de ganar, yo sabía que iba a llegar", confiesa el Maestro a los 91, desde su hogar en Ranelagh.

El British Open vuelve desde hoy a Hoylake y, vaya casualidad, allí participará Ángel Cabrera con 44 años, la misma edad que tenía Roberto hace 47 temporadas: "La clave de aquel triunfo en 1967 fue la concentración. Todavía me sentía con ambición y confianza, más allá de que no figuraba como favorito. En las casas de apuestas yo pagaba 70 a 1 y aposté 100 libras por mí. Gané 7000 libras, ¿Sabés las cosas que podía hacer con esa plata? En cambio, el premio que recibí por el torneo fue de 2100 libras".

Durante un año, De Vicenzo atesoró la Claret Jug en su casa y en 1968 devolvió la venerada jarra de plata en Carnoustie, en donde concluyó 10º y se impuso el sudafricano Gary Player. "Recuerdo que en mi discurso final como campeón deseé que al año siguiente ganara un joven profesional británico, en alusión a Tony Jacklin, pero él terminó triunfando en el British un año más tarde, en 1969", cuenta el Maestro, que recuerda patente un comentario que le susurró Player en el tee del hoyo 72, justo antes de redondear la gran hazaña de su carrera: "Gary me dijo: ?Bueno, Roberto, ya ganaste'. Tomé esas palabras con cierta desconfianza. Entonces cambié: guardé el driver en la bolsa y agarré un hierro 4 para no correr peligro en la salida, porque había unos bunkers muy peligrosos. Además me acordé de lo que le había ocurrido a Leopoldo Ruiz en 1958, que usó una madera y perdió el torneo por un triple bogey en el final".

El Maestro ganó en 1967 con un total 278 golpes (-10), dos de diferencia sobre Jack Nicklaus, que era el defensor del título. Pero estos datos no reflejan la valentía que demostró el domingo en el par 5 del 16. Allí inventó el tiro del campeonato: "Llevaba ventaja en el leaderboard sobre Nicklaus y Player, entonces el caddie me dijo que jugara el segundo tiro a asegurar. ?¡Pero qué asegurar!', le respondí. Tomé una madera 3, la pelota pasó por arriba del fuera de límites y cayó en el green. Después de dos putts conseguí un birdie que me encaminó definitivamente".

El cielo despejado acompañó mayormente su proeza en el par 72 de Royal Liverpool, pegado al mar. Fueron cuatro días lindos, sin inclemencias meteorológicas. Porque las cuestiones climáticas pueden ser determinantes, según De Vicenzo: "Para ganar el British Open no sólo hay que rendir bien, sino tener además un poco de suerte en los horarios en los que te toca salir. La lluvia y el viento pueden condicionarte mucho", reflexiona.

Más allá de su chispa y lucidez intactas, nunca soñó Roberto en viajar y presenciar en vivo esta cita en Hoylake. "¿Subirme a un avión para ir a Inglaterra? Nooo, ni loco. ¡Si me cuesta ir de la cama hasta el baño! Aparte tengo miedo de dejar en casa a mi mujer, Delia, que también tiene 91. ¡A ver si me voy y me engaña con otro!", bromea el Maestro. Por supuesto, seguirá el torneo por televisión y en especial al Pato. "Cabrera es un gran campeón; cuando se alinean su coraje, su juego y su administración de golpes no le gana nadie. Es un hombre muy arriesgado en el campo, a veces no sabe medir las consecuencias de un buen o mal tiro y capaz que un mal golpe le cuesta un ojo de la cara. Pero si está calibrado es el mejor", opina De Vicenzo, aquel soñador que enamoró al público inglés con su humildad y voluntad de hierro para cumplir con su deuda de gloria en los Majors.

Junto a Tiger Woods. ¿Cuál sería una posición aceptable en el British Open? Ganarlo", respondió Tiger Woods , para no dejar dudas de que se siente pleno, sin mayores secuelas tras su operación por un pinzamiento de un nervio que le causaba molestias en la espalda. El norteamericano no gana un Major desde el US Open 2008, pero conquistó la cita británica la última vez que se jugó en Royal Liverpool, en 2006. En aquella oportunidad, Ángel Cabrera peleó el título palmo a palmo con Tiger, ya que a 18 hoyos del final lo perseguía a dos golpes y culminó 7º, luego de frustrarse con un último recorrido de 73. Hoy, Tiger y el Pato saldrán juntos desde las 5.04 de nuestro país (ESPN) a ellos se les sumará Henrik Stenson, N° 2 del mundo. El defensor del título será Phil Mickelson.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.