Un nuevo regreso de Tiger que no es garantía de continuidad