González, de lo mejor del país

Roberto De Vicenzo
(0)
6 de mayo de 2003  

Le faltó poco. Ricardo González estuvo muy cerca de conquistar el Abierto de Italia, del Tour Europeo. Roberto De Vicenzo siguió con expectativa el desempeño del argentino, que terminó segundo; al final, el triunfo y las sonrisas fueron para el sueco Mathias Gronberg, que se impuso con un score total de 273 golpes (-17).

-Maestro, ¿qué le faltó a González para ganar?

-Antes, en sus primeros pasos en el Tour Europeo, Ricardo arrastraba una especie de karma: normalmente, tres muy buenas vueltas se estropeaban con una mala. En este caso sus scores fueron parejos, pero no lo suficientemente bajos como para forzar un desempate. Por ejemplo, hizo dos vueltas de 70 golpes que, en el promedio general, no dieron sus frutos. Fue una lástima que no haya rendido del todo en la última jornada.

-Y más allá del score: ¿cuáles fueron los aspectos del juego que lo privaron de la victoria?

-Justamente su punto más fuerte, que son las salidas con el driver y su potente pegada, le jugaron una mal trago. Las estadísticas de su actuación en Brescia indican que hubo muchos fairways desacertados, producto de una mala dirección con el palo más poderoso. En realidad, no sirve pegar tan largo si no tenés precisión. Siempre digo que el driver es para la foto y el putter es el que te da de comer.

-¿De qué modo clasifica a Ricardo González como jugador?

-Supo ganarse su buena fama de pegador más largo de Europa e incrementó su prestigio después de su triunfo en el Masters Europeo, en los Alpes Suizos, en septiembre de 2001. Tuvo un gran maestro, Orlando Tudino, y gracias a sus consejos se convirtió en un jugador muy prolijo. Es de lo mejor de nuestro país.

-Usted suele compararlo con Angel Cabrera.

-Sí, porque ambos tienen la misma edad (33 años) y poseen características similares por sus potentes salidas. Por una cuestión de experiencia, figura un escalón más abajo respecto de Cabrera. Pero en un futuro considero que González puede superar al cordobés.

-¿Por qué?

-Porque es un poco más tranquilo en los momentos de presión. En cambio, el Pato peca a veces de demasiado temperamental y pierde el control.

-¿Hasta dónde puede llegar González?

-De por sí es importante que haya obtenido este segundo puesto luego de aquel triunfo en el Masters Europeo. Es fundamental que el golfista consiga buenos resultados con continuidad; no sirve un título en forma aislada y luego una sequía durante años. Seguirá adelante en tanto y en cuanto mantenga una buena regularidad.

-Desde hace varias temporadas, González recurre a un psicólogo francés. ¿Cree que es vital para mejorar?

-Para mí, no. El golfista es el que se psicoanaliza a sí mismo y el que tiene que tener la convicción sobre el campo. Creo que podría prescindirse de una ayuda externa de ese tipo, pero cada uno maneja su carrera como quiere y como lo siente.

-¿Qué piensa del debut de Luis Carbonetti en el Champions Tour?

-Terminó 73° en el Bruno´s Memorial Classic, en Hoover, y no anduvo bien; sin embargo, ya es meritorio que forme parte del circuito de veteranos de los Estados Unidos, que es el más importante del mundo. Necesita un tiempo de adaptación lógico, como lo necesitaría cualquier jugador que se suma a un nuevo desafío. El Chino Fernández también tuvo que superar esa prueba y luego consiguió varios triunfos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.