El Preolímpico. Gozó de los beneficios