Gran tarea de Wolkowyski

Seattle cayó ante los Warriors, pero el argentino sumó 10 puntos y 9 rebotes en 24 minutos
Miguel Romano
(0)
21 de octubre de 2000  

Se queman los papeles, los pronósticos de caen a pedazos y la lógica no resiste esta realidad increíble que está viviendo en el corazón de la NBA el pivote argentino Rubén Wolkowyski.

El, y muchos, pensaban que al principio le iba a costar adaptarse a la competencia y que sólo jugaría algunos minutos en los partidos relativamente accesibles.

Lejos de esas expectativas generales, el gigante chaqueño jugó un promedio de 20 minutos en los tres primeros amistosos y anteanoche, en el cuarto match de pretemporada, que Seattle perdió en tiempo suplementario frente a Golden State Warriors, por 117-113, estiró a 24 minutos su permanencia en la cancha.

Y eso no es todo. Además convirtió 10 puntos (3 de 7 en dobles y 4 de 6 en tiros libres), perdió un balón, puso una tapa, cometió 3 faltas y tomó nada menos que 9 rebotes, 4 de ellos ofensivos.

Pero por si fuera poco, debe señalarse que el tiempo reglamentario concluyó igualado en 88 puntos gracias a un doble del argentino cuando restaban 13 segundos. "Le hice una cortina a Gary Payton, mi marcador se fue con él y yo quedé solo para tirar desde la bocha. Probé y la emboqué. Atacaron ellos, fallaron, tomé el rebote, se la dí a Payton, que en vez de trirar intentó penetrar, pero se le acabó el tiempo y fuimos al alargue", le contó ayer a La Nación , durante una comunicación telefónica, el pivote de los Sonics. Una tarea brillante, la mejor desde que comenzó la gira con los Sonics.

Si se compara lo realizado por Wolkowyski con sus compañeros estrellas, la historia parece surgida de un cuento de hadas: Pat Ewing, actuó por 29 minutos y consiguió 8 tantos (2 de 8 en dobles); Vin Baker, el otro pivote, también anotó 8 (3 de 11) y yomó 3 rebotes.

Anoche, al cierre de esta edición, "Big Rub" (Rubén Grande), como lo apodaron sus compañeros, cumplía otro sueño: enfrentaba al jugador más cotizado de la NBA, el intimidatorio Shaquille O´Neal. Como los Lakers perdieron el primer juego del cuadrangular con Cleveland 91-84, Seattle jugaba con los campeones de la NBA. Otro desafío impensado para Wolkowyski.

También anoche, otro argentino, el base bahiense Pepe Sánchez, esperaba ser utilizado por Philadelphia en el amistoso con Washington, que se jugaba en la capital norteamericana. Pepe puede ser el segundo argentino en la NBA.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.