Graves incidentes en Turín

(0)
20 de marzo de 2000  

TURIN.- Se sabe que la violencia en el fútbol no es un mal del que esté libre Europa. Se conocen los antecedentes entre Juventus y Torino. Y por tal motivo se entiende que siempre se trata de un partido de alto riesgo.

Por eso mismo fue que el gobierno italiano obligó a cambiar el horario. En principio, el clásico iba a ser el encuentro nocturno (20.30 hora de Italia), porque la televisión siempre obtiene en estos encuentros unos puntos más de rating. Pero por precaución, se ordenó que se jugara por la tarde (a las 15), como el resto de la fecha.

Pese a estas previsiones y al fuerte operativo policial (1000 efectivos) en el Delle Alpi, no pudieron evitarse los incidentes. Los choques comenzaron por la mañana, cuando los tifosi de Juventus intentaron ingresar en el sector que le correspondía a los hinchas de Torino.

Más de 500 personas participaron en la batalla, en la que se lanzaron botellas, palos y piedras. La policía intervino arrojando gases lacrimógenos. Entonces, los simpatizantes de la Juve también respondieron contra los encargados del operativo.

Sobre las ubicaciones de las parcialidades también hubo discusiones durante la semana, ya que por una orden gubernamental, los "Ultras" de Torino debieron ocupar la "curva norte" del estadio, el lugar donde se produjeron los cruces de hinchadas.

Cuando el enfrentamiento se calmó, 18 personas debieron ser atendidas con heridas leves, y dos policías fueron hospitalizados, aunque no corren peligro, según se informó más tarde.

Mientras los voluntarios de la Cruz Roja atendían a uno de los hinchas heridos, un camarógrafo que filmaba los incidentes también fue atacado por la parcialidad de Juventus., que le quitó la cámara, y destruyó el cassette con la filmación.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?