Copa Libertadores: obligado a ganar en Porto Alegre. Gremio fue la pesadilla de River en el Monumental