Griffith: un rey de los tiempos duros