Frente a un nuevo conflicto. Grondona no quiere opinar