Guardiola admira cómo Manchester City puede atacar "a 11 jugadores defendiendo"

Fuente: Reuters - Crédito: Dylan Martinez
Ariel Ruya
(0)
2 de marzo de 2019  • 18:11

"Completamos una de nuestras mejores actuaciones. La gente debería comprender cómo es difícil atacar a 11 jugadores que están defendiendo. No importa lo que pase esta temporada, mis jugadores merecen mi admiración", asegura Pep Guardiola, el respetado entrenador español. El concepto del conductor, que renueva el debate acerca de cómo encarar un partido -¿está mal defender en buena parte del desarrollo, si el equipo es inferior?-, se refleja luego del triunfo de Manchester City apenas por 1 a 0 contra Bournemouth, como visitante, por la 29° jornada inglesa. Ahora, el City es el líder, con un partido más que Liverpool, que mañana se enfrentará con Everton, en el clásico de la ciudad, desde las 13.15 de la Argentina.

Sergio Agüero dispuso de un remate que chocó con el travesaño. Y Nicolás Otamendi actuó en la última línea, con algunos problemas de coordinación, más allá de que su rival casi no lo inquietó. Un gol del argelino Riyad Mahrez en la segunda parte, tras una combinación con el español David Silva, desequilibró la balanza a favor del City, que tiene serios problemas de cara al gol en los últimos partidos. Mahrez reemplazó al belga Kevin De Bruyne, otra vez con molestias musculares. El City, que tiene dos puntos más que Liverpool, se impuso por 1 a 0 por segunda vez consecutiva, tras derrotar a West Ham a mitad de semana, con un polémico penal marcado por Agüero. Ahora, aprendió a sufrir los partidos: hasta Guardiola celebró con los jugadores en el campo de juego. "La gente debe entenderlo", suscribe.

El vigente campeón dominó el espectáculo, con el 83% de la posesión, pero casi no tuvo ocasiones ante el arquero Artur Boruc, con solo un disparo antes del descanso. La doble línea de cuatro jugadores de Bournemouth fue capaz de mantener la concentración. El City fue sólo un lapso de lucidez. "Fue increíble, tal vez una de las mejores actuaciones que hemos jugado en este tiempo", comentó el DT, tal vez, algo exagerado.

Fuente: Reuters - Crédito: Matthew Childs

La lucha de las ideologías tiene larga vida. El conjunto de Manchester tuvo 23 remates, aunque sólo 7 fueron al arco. ¿Su adversario? Cero. No pateó ni una vez. Ni al arco... ni desviado. "Hubo diez jugadores detrás en cada movimiento, hubo lucha en las segundas pelotas, hasta en los saques de banda, mis jugadores se enfocaron en controlar todos los aspectos del fútbol, así que es increíble... Jugamos 25 partidos en 93 días, con una juego cada tres o seis días en este nivel. Estoy encantado, es una alegría y un placer formar parte de este equipo", aseguró.

"No les concedimos un tiro al arco y en este tipo de estadio, es casi imposible con los los tiros libres al área; siempre pueden contraatacar con [Ryan] Fraser o tienen jugadores rápidos como [Josh] Rey. Los espacios son casi imposibles, pero los encontramos", afirmó.

Pep siguió eufórico: "No les damos a los jugadores tiempo para recuperarse y con el ritmo que jugamos, después de que no se hayan recuperado físicamente y luego viene otro juego. Y otro. Así que jugamos este tipo de encuentros con un espacio más corto y sabemos que es exigente, pero sabemos que si perdemos, no tendremos la oportunidad de ganar el título. No sé qué sucederá en el final de la temporada. Pero para mí, ya han ganado".

El próximo partido del City será el sábado próximo, frente a Watford.

Por: Ariel Ruya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.