Hakkinen, con una brillante maniobra, amargó a Schumy

Aprovechó la presencia del rezagado Zonta y superó al alemán a tres vueltas del final; ganó y tiene más ventaja.
Aprovechó la presencia del rezagado Zonta y superó al alemán a tres vueltas del final; ganó y tiene más ventaja.
(0)
28 de agosto de 2000  

SPA-FRANCORCHAMPS, Bélgica (AFP).- Fue el final que los seguidores de la Fórmula 1 esperaban. Es que en este complicado y veloz trazado, escenario del reñido Gran Premio de Bélgica, el finlandés Mika Hakkinen (McLaren-Mercedes) se impuso en una titánica batalla al alemán Michael Schumacher (Ferrari), a quien doblegó en el giro 41 y así se adjudicó una victoria clave para el campeonato.

Con dieciocho carreras ganadas en su historial, Hakkinen recordará la jornada de ayer como la más brillante, seguramente, por la lucha sin cuartel ante su más acérrimo rival, al que superó de manera admirable y con determinación a sólo tres giros del final.

El McLaren-Mercedes estaba al acecho detrás de la Ferrari y, al encontrarse con uno de los rezagados, el brasileño Ricardo Zonta (BAR-Honda), justo antes de Les Combes, una curva hacia la derecha, Schumacher optó por la parte exterior, lo cual fue decisivo. Hakkinen se jugó a último momento por transitar la parte interna, fue más rápido y saltó a la punta.

La maniobra, tan simple como se la describe, a unos 320 km/h, fue muy osada, demasiado arriesgada. Felizmente, Zonta no perdió la sangre fría y se mantuvo en su carril, entre los dos punteros. Entonces, el McLaren se coló entre el BAR y el pasto para salir al frente después de la curva. De esta manera, Hakkinen ganó su duelo con Michael Schumacher. Y la maniobra, más allá del triunfo, le valió alejarse un poco más en el certamen, ya que ahora le lleva seis puntos a Schumacher y dio un paso fundamental en la búsqueda de su tercer título.

Hakkinen había intentado antes ganarle la cuerda a la Ferrari. Pero Michael Schumacher lo encerró, por lo que después de la prueba ambos pilotos discutieron largo rato. ¿Acaso el finlandés le pidió cuentas a su adversario por este gesto antideportivo? Difícil saberlo.

Duelo en soledad. Ayer, los dos hombres que pelean mano a mano el título estuvieron muy solos para discutir por el triunfo. El resto de los pilotos que cumplió un buen trabajo quedó muy atrás. Demasiado, en una carrera que se disputó en parte con la pista mojada, después de las persistentes lluvias matinales, y con una primera vuelta detrás de un auto de seguridad para evitar los peligros de la curva de La Source.

La decisión de las autoridades de largar el GPcon el auto de seguridad por la pista húmeda favoreció en los primeros metros a Hakkinen, dueño de la pole position, con lo que tomó la punta sin inconvenientes seguido por Jarno Trulli (Jordan-Honda), Jenson Button (Williams-BMW) y Michael Schumacher.

Cuatro vueltas más tarde, el alemán ya estaba segundo, después de dejar atrás a Button, de gran acción, y con Trulli fuera de carrera. Con el camino despejado entre el líder y su Ferrari, Schumacher y su equipo se jugaron por la estrategia de ingresar en los boxes a cambiar cubiertas. Más tarde, Hakkinen lo imitó. Mientras, el piso iba secándose.

En la vuelta 13, Hakkinen tuvo un sorpresivo despiste, pese a lo cual retomó la marcha sin problemas en su máquina, si bien Schumacher pasó a la vanguardia. Para ese entonces, Ralf Schumacher, con el rendidor Williams, estaba en el tercer lugar, y el sorprendente francés Jean Alesi (Prost-Peugeot) marchaba cuarto, delante de Button.

La Ferrari, adelante, comenzó a tomar distancia de Hakkinen, y cuando lo creyó conveniente (vuelta 23) hizo una nueva parada y regresó, ya con la idea de no detenerse hasta la bandera a cuadros. A Hakkinen no le quedó alternativa y también hizo su detención, con lo que dejó la punta otra vez en manos de su rival.

Sin embargo, con los dos coches otra vez en la pista, Hakkinen echó el resto y quebró a Schumacher cerca del final.

En menos de dos semanas, volverán a verse las caras en Monza y allí (especialmente) Ferrari sabe que no puede fallar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.