Los Gladiadores perdieron contra Egipto y quedaron complicados en el Mundial de handball

Fuente: AFP
Fernando Vergara
(0)
14 de enero de 2019  • 16:37

Una derrota sensible. De esas que duelen. Los Gladiadores perdieron contra Egipto por 22-20 en el mundial de handball de Alemania/Dinamarca y sumaron su segunda caída en tres presentaciones. Así, la Argentina ya no tiene margen de error (único equipo sin victorias en el grupo D) y necesitará vencer a Angola y Qatar para avanzar a la Main Round.

En el estadio Royal Arena de Copenhague, el combinado argentino se enfrentó a un seleccionado que suele estar a su altura y que venció a los albicelestes en el último Mundial de Francia por 31-26. Y el conjunto que dirige el español Manuel Cadenas tenía la esperanza de derrotar a un rival directo en la lucha por superar la primera fase. La Argentina había comenzado esta cita mundialista con un empate histórico contra Hungría. Después, ayer, la caída contra Suecia resultó lógica: los escandinavos forman parte del lote de candidatos a ser campeones.

La Argentina tuvo un comienzo dubitativo en el que estuvo 10 minutos sin marcar. Sin embargo, con el correr de los minutos fue fuerte para resistir los embates de los africanos. El secreto de los Gladiadores en el primer tiempo estuvo en la parte defensiva, donde lograron neutralizar a un adversario con jugadores muy potentes. Así, apoyados también en el trabajo de Matías Schulz el arco -una de las figuras del encuentro-, los argentinos lograron concretar varias jugadas de contragolpe y se fueron al descanso 9-8 el marcador. Federico Vieyra fue otro de los baluartes en esos primeros 30 minutos.

No obstante, con pocas ideas en ataque, la solidez argentina se derrumbó en los primeros cinco minutos del complemento. Egipto pasó al frente 12-9 gracias a la efectividad de Mohamed Hisham Sanad y Ali Zeinelbaedin, dos de las individualidades más determinantes del compromiso.

Sin embargo, la Argentina reaccionó, mostró otra actitud y tuvo varios aciertos a la hora de atacar. Federico Fernández, quien se iría expulsado cerca del final, aprovechó las ocasiones favorables (5 de 6, el goleador del elenco de Cadenas) y los Gladiadores se mantuvieron con oportunidades hasta el cierre. Pusieron nerviosos a los egipcios, forzaron errores y cerraron bien algunos contraataques.

La Argentina tuvo un porcentaje alto de efectividad: 63 por ciento. Pero también es cierto que lanzó 12 veces menos al arco que Egipto, que capitalizó mejor sus opciones. Además, el equipo que dirige el español Cadenas sufrió varias pérdidas, otro de los motivos que lo alejó del triunfo.

La esperanza se derrumbó cuando faltaban apenas dos minutos. El final del partido, cerrado, dejó algunas controversias por parte de los árbitros iraníes Kolahouzan Majid y Mousavian Nazhad Alireza, en una jugada en la que la Argentina reclamó un claro penal cuando los egipcios ganaban por un gol. Con la posibilidad de volver a observar la maniobra con el uso de la tecnología, los iraníes prefirieron no hacerlo. Rápidamente, los africanos aprovecharon el momento de tensión y cerraron el encuentro por 22-20.

El goleo argentino: Federico Fernández (5), Pablo Simonet, Santiago Baronetto (3), Sebastián Simonet, Federico Vieyra, Lucas Moscariello, Ramiro Martínez (2) y Nicolás Bonanno (1).

No le alcanzó a los Gladiadores en Dinamarca. Ahora se medirán contra Angola, el rival más débil del grupo D. El cruce será el próximo miércoles y un día después cerrarán la zona contra Qatar. Ya no habrá margen de error.

Carou, el hombre récord

En el seleccionado albiceleste se produjo un hecho histórico: Gonzalo Carou, de 39 años, disputó su primer encuentro en esta competencia y así llegó a un récord único, ya que es el único jugador presente en 10 mundiales. La selección argentina es un espacio que lo tiene al pivote desde 1999. Fue capitán entre 2004 y 2007 y desde 2012 ejerce otra vez esa función tras el retiro de Andrés Kogovsek. Es parte de la historia grande de los Gladiadores. Ganó la medalla dorada en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 y las de plata en Río de Janeiro 2007 y Toronto 2015. Y fue una pieza indispensable para dar el salto de calidad con las clasificaciones a los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río 2016.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.