Una nueva era en el handball de la mano de Manolo Cadenas, DT de los Gladiadores

El español llegó para reemplazar a Daddy Gallardo y apunta a la renovación con miras a los Panamericanos de Lima 2019 y los Juegos Olímpicos de Tokio 2020
Germán Leza
(0)
26 de mayo de 2017  

Manolo Cadenas
Manolo Cadenas Fuente: Telam

Diez años fue Eduardo Gallardo entrenador del seleccionado argentino. Fue un ciclo de muy buenos resultados. Luego del Mundial de Francia, Gallardo renunció y era difícil encontrar un reemplazante. La gestión llegó a buen puerto en Europa: Manolo Cadenas, ex director técnico del conjunto nacional español (2014-2016), fue el elegido por la Confederación Argentina de Handball (CAH). Su currículum es profuso: el entrenador conquistó la liga de su país en 2001 dirigiendo a Ademar León, al que condujo dos veces (1999 y 2005) a la Recopa de Europa; llevó a Barcelona a conquistar la Supercopa de España (2008), y se colgó una medalla de bronce en el Europeo de 2014 en Dinamarca y una plateada en el de 2016 en Polonia.

“Estamos muy conformes con el ciclo que se terminó. Pero ahora hay que renovar las expectativas”, aprobó Mario Moccia, el presidente de la CAH, en la presentación de Cadenas, efectuada en la sede del Comité Olímpico Argentino. También el español elogió el trabajo de Gallardo: “Sentí envidia cuando vi a la Argentina en Qatar [mundial de 2015]. Era imposible hacer mejor el trabajo que como estaban haciéndolo. Quiero valorar lo de Dady. El listón está muy alto. El reto es muy difícil”, expresó quien se mostró consciente de la relevancia de su labor: “Tomo todo esto como una gran responsabilidad, acorde con lo que todo el mundo espera de mí como un seleccionador que viene de afuera”, reconoció.

Para eso cuenta con algo muy valioso. Algo que considera la mayor fortaleza del conjunto albiceleste: “La suma de jugadores argentinos en la selección da más rendimiento que la suma de sus cualidades”, elogió, en diálogo con La Nación.

Sin embargo, hay puntos que lo preocupan. Uno es el déficit físico. “De cara a un futuro, no inmediato, sino a cuatro o cinco años, hay que buscar jugadores con verdadero talento físico. Está claro que hay déficit de altura en determinados puestos, y hay que hacer operaciones para buscar esos jugadores”, afirmó. “Hay que hacer entrenamientos individuales, conectarse con los entrenadores de esos jugadores jóvenes y hacer que ayuden en la formación individual”, explicó.

Es decir, la Argentina tendrá que trabajar en los clubes para estimular y capacitar técnicamente a quienes practican el deporte. Cadenas no estará a cargo de esa tarea, aunque ayudará: “En la base hay buenos entrenadores. Por la experiencia, podré ayudarlos en algo; mi misión es ser responsable del primer equipo y ayudar en todas las categorías. Podré darles un pequeño apoyo, pero nada más”, aclaró el español.

El gran objetivo del entrenador es clasificar a los Gladiadores para los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Una misión difícil, ya que habrá un solo cupo directo en los Juegos Panamericanos Lima 2019, y Brasil demostró que está un escalón arriba de la Argentina. “Brasil tiene ahora una ventaja. No solamente está en un nivel más alto, sino que además sus jugadores son jóvenes. Y nosotros estamos un poco por debajo y con un equipo más veterano. Pero sé también que en los enfrentamientos la Argentina, con menos poderío, es capaz de ganar, porque tiene ese gen competitivo en el más alto nivel”, evaluó.

Consecuentemente, Cadenas sabe que debe apuntar a la renovación para luego de Lima 2019, más allá de si la Argentina accederá a la cita olímpica o no. “El día por día es importante y es importante el futuro. El balonmano es muy amplio, y se cumplan o no los grandes objetivos que nos planteamos –no va a ser fácil–, lo importante es que tengo como entrenador una influencia en la mejora del juego. Tengo suerte: sé que voy a tener muchas ayudas. Y aquí estoy para trabajar con los entrenadores que hay en la Argentina”, expresó.

Dentro de ese análisis el nuevo seleccionador hizo hincapié en lo táctico. “A la buena defensa del equipo tenemos que agregar buenos contraataques. El ritmo de juego no puede ser muy alto, porque si jugáramos a 60 ataques con los equipos mejores tendríamos menos posibilidades. Pero sí tenemos que sorprender un poco más en contraataque y en el continuado, antes de que el otro equipo tenga formada la defensa, y sobre todo, de que la tenga formada con sus especialistas”, prescribió Cadenas. Para eso –insistió– es importante encontrar jugadores de mayor envergadura.

“En principio, hay que tener hombres que jueguen en las cuatro fases: defensa, contraataque, ataque y balance. Pero no siempre es posible, y lo que hay que hacer es sacar el máximo rendimiento al grupo con los cambios, jugando los que tengan que jugar en cada momento”, exaltó la relevancia de contar con hombres que puedan tanto atacar como defender.

“Quiero dejar una huella”, afirmó Cadenas en la conferencia de prensa. Esa marca apunta al futuro, pero no podrá desatender el presente.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.