Opinión. Hay de todo, pero falta la pelota con chip