Hay que aceptarlo: ya no somos reyes