Raquetas hipotecadas. Hay que esperar y no deber plata