Huracán vuelve a vivir. Hay que inflar el globo