Opinión. Hay que tirarse con todo