Hernández camina por la cuerda floja