TC 2000. Hernández y Bessone, dos ganadores con lógica