El US Open. Hingis, las Williams y una historia de celos y broncas