El ciclo de Retegui fue como una corriente purificadora