El próximo rival. Holanda, ante la peor noticia