El torneo Transición. Huracán enseñó que las rachas no son eternas