La primera B Nacional. Huracán, sólo una sombra