Suscriptor digital

Ibarra: "A River le dimos una lección de fútbol"

"Le tuvimos piedad", dijo el defensor xeneize; su posición frente a la violencia.
(0)
31 de enero de 2000  

TANDIL.- "Bien Hugo...¡Bien maestro! Sos un monstruo. Te felicito, la descosiste."

Exaltado, incontenible, a full, como nunca, Carlos Bianchi bautiza con su mano la cabeza a la figura del superclásico, Hugo Benjamín Ibarra, y lo baña con una lluvia de elogios. No es para menos. Es la primera sonrisa grande de Boca en el año. El primer desahogo que sirve para exorcizar algunos fantasmas y cortar la rachita de River, antes de que ésta tomara forma. La vendetta fue fulminante, para lavar la afrenta del 0-3, hace 17 días, en Córdoba.

"Le dimos una lección de fútbol. Boca jugó un partido excelente y lo pasó por encima a River. Igual, como buen papá, tuvimos un poco de piedad, porque nos quedamos muy cortos con el 2 a 0", arranca El Negro, como le dicen sus compañeros.

"Qué otro apodo me iban a poner, si soy más oscuro que el carbón", aclara.

"¿Qué pasó, negrito?¿Te vestiste de Maradona?", le grita El Pepe Basualdo. Ahí va el formoseño. Dibuja garabatos en el césped. Salta las piernas de sus rivales como si fueran serruchos. Ni la sangre de su herida en la ceja izquierda lo obnubila. Los marcadores rojiblancos no lo pueden agarrar. Y es gacela. Y ardilla.

"¡Párenlo!", grita, desesperado, Ramón Díaz. De nada sirve, gol de Alfredo Moreno, triunfo de Boca.

"Me salieron todas, je... Lo importante es que Boca cambió de actitud y les tapó la boca a muchos que dudaban de nosotros."

-¿Te molestaron algunas críticas?

-Es que el fútbol es muy exitista y se habla por hablar. Todos mencionaban que River era la máquina del verano. Ahora, ¿qué van a decir?

-Parecía que contra River iban de punto y fueron banca.

-Claro. Menos nosotros, creo que la mayoría pensó que íbamos a ser presa de River. Se equivocaron. Yo les aconsejo que no subestimen más a Boca.

-Salió todo redondo: tampoco hubo lesionados.

-Por fin una vez festejamos en paz. Este triunfo se lo quiero dedicar al Profe Santella, porque le pegaron muy duro y sin razón.

-¿Por qué pensás que el plantel tiene tantos lesionados?

-Es una mala racha, nada más.

-¿Esto los va a perjudicar en el Clausura y en la Copa Libertadores?

-No lo sé... Ayer, River puso la mayoría de sus titulares y nosotros le pintamos la cara con un equipo de juveniles. El fútbol está lleno de sorpresas.

-Y de violencia. ¿Te enteraste de los incidentes que ocurrieron antes de comenzar el partido?

-Sé lo que leí en los diarios. La verdad es que ya nada me sorprende en esta sociedad.

-¿Se le pondrá fin a la barbarie algún día?

-¿Quién sabe? Tal vez un día tomemos conciencia de que el fútbol debe ser una fiesta y no un deporte que se bañe de sangre.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?