Independiente: diez jugadores pagan los platos rotos