Para los octavos de final. Inglaterra sufrió la peor caída: perdió a Owen