Inter batió como visitante a Atalanta y es el líder tras la derrota de Chievo en Milán

El Parma, que dirige Daniel Passarella, ganaba 2 a 0 a los 4 minutos de juego y finalmente perdió 3 a 2
(0)
2 de diciembre de 2001  • 14:37

ROMA.- El Inter de Milán, con su triunfo en terreno del Atalanta (2-4) y aprovechándose de la inmerecida derrota del Chievo Verona frente al Milán (3-2), se ha situado como nuevo líder de la Primera división italiana de fútbol, que ha cumplido su decimotercera jornada.

Una jornada que ha resultado con muchos goles (29), que extrañamente no registró empates y que, en algunos de sus partidos más importantes, ha estado marcada por la señalización de penales, cuando menos, extraños y sorprendentes.

Dos de esas penas máximas tuvieron lugar en el Atalanta-Inter de Milán (2-4). La primera sirvió al equipo local para situarse en ventaja en el minuto 22, en un penal anotado por Doni y que rompía un empate al que habían llevado antes el tanto de Di Biagio (minuto 9) y del propio Doni (minuto 15).

La segunda "extraña" pena máxima (por una mano aparentemente involuntaria) permitió al visitante Christian Vieri (minuto 60) situar el 2-2. Aquí acabó, prácticamente, la resistencia de un Atalanta que acusó un gran bajón físico, lo que fue aprovechado por el Inter de Milán para machacarle.

Lo hizo, primero, con un nuevo tanto de Vieri (minuto 74), en remate de cabeza tras saque de falta a cargo del uruguayo Alvaro Recoba (saltó al campo dos minutos antes, volviendo a la liga tras seis meses de ausencia). Luego, ya mató el partido el sierraleonés Mohamed Kallon (minuto 79) en disparo desviado por un defensa.

Un triunfo importante para un Inter que con el liderazgo olvidó la eliminación de la Copa de Italia. Las anécdotas del partido fueron que el brasileño Ronaldo se quedó en el banco de suplentes del Inter y, la más lamentable, el petardo lanzado (minuto 37) desde la zona ocupada por los seguidores visitantes, cuya explosión cercana al local francés Dabo le provocó unos momentos de confusión.

El Chievo Verona abandonó el liderazgo en el milanés "San Siro", pero cayó con la cabeza muy alta ante el Milán (3-2) en un partido interesante y que, desde luego, no mereció perder el conjunto veronés.

Un Chievo que supo sobreponerse al tanto inicial de Filippo Inzaghi (minuto 14) con dos goles casi inmediatos de Marazzina (minuto 26) y Corradi (minuto 28), que tuteó al Milán y pudo ampliar su ventaja, pero que vio el empate merced a una pena máxima "extraña" (ni las imágenes televisivas aclaran la acción) y que ejecutó el ucraniano Andreij Shevchenko (minuto 58).

El 2-2 dio nuevos bríos al Milán, de nuevo, esta vez de cabeza, Shevchenko (minuto 65) resultó decisivo al poner en ventaja al Milán. Sin embargo, el partido no estaba cerrado. El equipo milanés se quedó pronto con diez por lesión de Filippo Inzaghi (minuto 68) y por haber agotado ya los tres cambios, y sufrió los ataque de un Chievo que estuvo muy cerca de la igualada. No lo logró, pero la "Cenicienta" evidenció el por qué de estar en la zona alta.

Un tanto afortunado de Diego Fúser (minuto 91), pues su disparo central dio en un defensa y ello despistó al meta visitante, dio un agónico triunfo como local al Roma contra el colista Venecia (1-0), que llegaba sin saber lo que es ganar, con un sólo punto conquistado en como visitante (en Milán) y que tuvo la victoria en sus manos en el minuto 80, en remate al palo de Pippo Maniero.

Fue un partido pésimo por parte romanista, pese a que volvía su estrella Francesco Totti y, con ello, el técnico Fabio Capello ponía a su "tridente" del "scudetto", con el argentino Gabriel Omar Batistuta y Merco Delvecchio. El suramericano volvió a fallar claras ocasiones, pero su equipo tampoco tuvo la habitual lucidez.

El técnico argentino Daniel Passarella sigue sin saber lo que es ganar en Liga con el Parma. Y eso que su equipo contó con una temprana y clara ventaja en su visita al Udinese, pues se situó con un favorable 2-0 debido a los tantos de Marco Di Vaio (minutos 1 y 4).

Pero el Udinese reaccionó al golpe moral y Muzzi (minutos 25 y 33, el último de penalti) y el danés Martin Jorgensen (minuto 54) situaron el 3-2, dieron al equipo friuliano su primer triunfo casero de la temporada y dejaron al Passarella con la "miel en los labios" y al Parma en posiciones de descenso.

Prosigue la escalada del Lazio, que obtuvo su cuarto triunfo consecutivo al ganar en Lecce (1-2). Los laciales, tras un primer tiempo de sufrimiento, se adelantaron con goles del argentino Hernán Crespo (minuto 59, penal) y de Simone Inzaghi (minuto 61). Luego, descontó, el yugoslavo Mirko Vugrinec (minuto 68).

Los locales, después, solicitaron penal en el área del Lazio en dos ocasiones.

Paolo Poggi, del Piacenza, consiguió en terreno de Fiorentina, cuando menos, uno de los goles más rápidos de la historia de la Liga italiana, pues lo anotó a los nueve segundos de juego. El partido terminó con triunfo piacentino (3-1), pues el empate local (Benin, minuto 77) fue respondido por dos postreros tantos de Hubner (minuto 82) y Statuto (minuto 88).

En el cierre de la jornada, Bologna venció a Torino por 1 a 0.

En otros encuentros, el sábado el Juventus Turín batió como local al Perugia (2-0, con el primer tanto oficial en sus filas del checo Pavel Nedved) y, hoy, el Hellas Verona derrotó al Brescia (2-0) con los dos tantos a cargo de Mario Frick (minutos 19 y 46), jugador de Liechtenstein.

Fuente: EFE

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.