Irlanda festejó en París tras 28 años de frustraciones

Venció a Francia por 27-25 y quedó segundo; Brian O´Driscoll, la figura
Venció a Francia por 27-25 y quedó segundo; Brian O´Driscoll, la figura
(0)
20 de marzo de 2000  

Brian O´Driscoll, autor de tres tries y héroe de la victoria de Irlanda ante Francia por 27-25, es paseado en andas por el Stade de France, mientras los hinchas de camiseta verden prolongan la fiesta de San Patricio en el imponente estadio de Saint Denis.

O´Driscoll no había nacido cuando el seleccionado de su país ganaba por última vez en París. Fue en 1972, año en que los irlandeses vencieron por 14-9 y celebraron en el viejo Stade Colombes.

// // //

Triunfo histórico, por la cuarta fecha, que deja a Irlanda en la segunda posición en el Torneo de las Seis Naciones, a dos puntos del líder e invicto, Inglaterra, cuando resta una jornada para el telón.

El 1º del mes próximo, los irlandeses visitarán a Gales en Cardiff: necesitan ganar por buen margen y sueñan con una caída de los ingleses, que al día siguiente enfrentarán a Escocia en Edimburgo. El reglamento del torneo establece que ante el empate en las posiciones, el título se define por diferencia de tantos. Y en ese sentido la ventaja de Inglaterra es apreciable: + 119 contra + 39 de Irlanda.

Especulaciones al margen, O´Driscoll, que el 21 de enero cumplió 21 años, asoma como la gran figura del rugby irlandés. Es rápido, hábil y, sobre todo, ambicioso. Y ese espíritu de conquista de uno de los más jóvenes tuvo efecto contagioso en el resto del equipo.

Los irlandeses aguantaron como pudieron la supremacía francesa en el primer tiempo, y en la segunda etapa, cuando el desarrollo estaba sumamente equilibrado, no especularon, buscaron la victoria y la consiguieron con un try de O´Driscoll, más un gol y un penal de David Humphreys.

Justo Humphreys..., que hace un año, en Dublín y sobre la hora, falló en un penal de cómoda concreción y facilitó el triunfo de Francia por 10 a 9. Ahora, el apertura ingresa en la última parte del encuentro por el irregular O´Gara y él también encuentra su tiempo de revancha, con esos dos aciertos a los palos que adquieren dimensión de decisivos.

Pero, como se dijo, el partido no empezó con licencias para los visitantes. Francia, que afrontaba este duelo con apenas seis hombres de los que el DT dispuso para el primer partido del torneo, trata de hacer olvidar las lesiones y los infortunios con una agresividad que hizo tambalear el in-goal de Irlanda.

Fallas en el remate de las acciones le impiden a Francia sumar en la misma porporción en la que domina el juego. Para colmo, Irlanda sale de su posición de asediado golpeando con dureza: gran jugada colectiva y primer try de O´Driscoll.

El partido es parejo y los dos cometen errores. Por ejemplo, se duermen los irlandeses y lo aprovecha Laussucq, que juega rápido un penal y se zambulle en la meta para irse al descanso 13-7 arriba.

En el segundo período, Francia se apoya en la puntería de Merceron para ir estableciendo diferencias, pero no se despega demasiado, porque nuevamente O´Driscoll encuentra el espacio -tras buena incursión de Henderson- para llegar a la meta. Después llegarían el tercer try del Nº 13 y los kicks de Humphreys para sellar el 27-25 y proclamar el fin de la serie de frustraciones vividas durante casi tres décadas en París.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.