El Nacional de Clubes. Júbilo y decepción