Jugar con el alma herida

Colón, golpeado por las inundaciones. "Pensé en matarme", dijo el arquero suplente Ribas, que perdió todo
(0)
12 de mayo de 2003  

"Gracias pueblo argentino por ayudar a Santa Fe". Apenas pisaron el césped de la Bombonera, los futbolistas de Colón desplegaron una bandera grande, blanca, con letras negras, para agradecer la solidaridad hacia la provincia por la trágica inundación. Jugaron con una herida en el alma.

En la reserva actuaron Jorge Bontemps y Ezequiel Marini, dos de los más afectados por la catástrofe. El primero, que vive en el barrio Roma, estaba pagando su casa. Marini expresó, resignado: "No sé cuándo voy a volver a mi casa". Vive en el barrio Alfonso.

Pero el testimonio más dramático fue el del arquero suplente, Diego Ribas. Con los ojos humedecidos, habló con una mezcla de bronca y dolor: "Lo que viví estos días me abrió mucho la mente. Me pasaron cosas que jamás pensé que me iban a suceder. En cuanto al partido, trataba de mentalizarme porque sabía que en cualquier momento podía entrar. Dentro de todo, venir a Buenos Aires me ayudó a distrareme. Cuando vuelva no sé que voy a encontrar. Se quedaron mis vecinos cuidando la casa", dijo el guardavalla, de 24 años.

Ribas estuvo seis días apostado en el techo de su casa, defendiéndola. "Ahí arriba ya estábamos jugados, porque habíamos perdido todo. Y era como una guerra: un balazo perdido te podía matar. Comíamos lo que podíamos, una gallina, lo que fuese... Estaba tan mal que en algún momento hasta pensé en matarme. Pero hay que tener fuerza; yo tengo una familia detrás de mí y ellos sin mí no sé qué harían. Lo que más bronca me dio perder fue el barrio. No poder tomar más mate en la esquina... Alguien tenía que haber sabido que iba a pasar lo que pasó", afirmó. El arquero agradeció el apoyo que recibió de la dirigencia del club y de sus compañeros.

Ariel Pereyra, el capitán, también habló sobre lo padecido. "Lamentamos no haberle dado un triunfo a toda esa gente; hubiera sido una pequeña alegría. A algunos muchachos todavía no les bajó el agua. La ayuda de toda la gente del país fue bárbara, pero el que no vive en Santa Fe no tiene una real dimensión de lo que pasó. Nosotros, con algunos compañeros, íbamos con una canoa a rescatar gente o a darles cosas a los que se quedaban en su casa. Los momentos de distracción eran las dos horas de entrenamiento que teníamos", explicó. Al igual que sus compañeros, no quiso escudarse en la desgracia por la caída ante Boca. "Esto nos afectó, pero no es excusa", dijo.

El fútbol era casi un tema secundario. Apenas hubo espacio para una queja: "El penal que nos cobraron es uno de esos que sólo se cobran acá", dijo Juan Herbella, que no vio infracción en la acción que derivó en el primergol de Boca.

Pesar, pero también agradecimiento. Como el de esos doscientos hinchas sabaleros que en medio de la desgracia encontaron ánimo para alentar a Colón. Y para retribuir la mano tendida por la gente con la gratitud pintada en otra bandera.

La fecha del show de los penales

El gol de Guillermo Barros Schelotto desde los doce pasos que inició el triunfo de Boca cerró una fecha a puro penal. Hasta la 11a. fecha se habían ejecutado 32 penales (27 convertidos), con un promedio de 2.90 por cotejo, mientras que en esta jornada hubo 11, con 9 goles: Estévez erró el viernes para Racing en el 0-0 con Gimnasia; anteayer, Moreno y Silvani anotaron en Lanús 4 v. Newell´s 2, Nanni en el 2-0 de Vélez a San Lorenzo, e Insúa para Independiente en el 2 a 1 frente a Talleres; y ayer, Laspada hizo dos para Olimpo y Farías uno para Estudiantes en el 2 a 2 en Bahía Blanca, y Moreno y Fabianesi marcó uno y el otro se lo atajó Navarro Montoya en el 2 a 1 de Banfield ante Chacarita.

Apuntes

Volvió el Equi González

Ezequiel González convirtió un tanto en el 4 a 1 ante Colón, en reserva, en su reaparición después del desgarro que sufrió en el aductor izquierdo. Héctor Bracamonte, quien también está volviendo de una lesión, hizo los otros tres goles boquenses. En ese partido, César González sufrió un aparente desgarro en el muslo izquierdo.

Los próximos pasos

Boca se entrenará hoy, a las 17, en la Bombonera, y mañana, a las 6.30, viajará a Belem, para arribar 15 horas después a la ciudad brasileña, donde pasado enfrentará a Paysandú, por la revancha de los octavos de final de la Copa Libertadores.

Festejo de los polistas

Los polistas que el domingo anterior le habían ganado 13 a 10 a River en el superclásico jugado en Palemro, recibieron una Copa antes del partido en el medio de la cancha de la Bombonera. Estuvieron Mariano Aguerre, Lucas Criado y Martín Garrahan. La gente cantó: "Y las gallinas no nos ganan nunca más..."

Ibarra no irá a River

Mauricio Macri negó que Hubo Ibarra puede pasar a River. "Si existe una posibilidad de que pueda seguir jugando en el país, lo hará en Boca", expresó Macri. El pase del defensor es de Porto, de Portugal.

Sorteo de guantes

Antes del partido, Roberto Abbondanzieri dijo que si no le convertían goles iba a sortear sus guantes en la página de Guillermo Barros Schelotto. El arquero cumplirá su promesa en www.melliguillermo.com .

Recuperar la cancha

Además del objetivo de clasificarse para la Copa Sudamericana, la prioridad en Colón es recuperar lo antes posible su cancha, muy afectada por la inundación en Santa Fe. El sueño, muy difícil de lograr, es que esté en condiciones para la última fecha, contra Vélez.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.