Opinión. Jugar por el país es sensacional