El US Open. Jugó a lo grande por temor a perder el N°1