Kenya, en el día más atractivo

Sumó dos medallas doradas (5000m y 3000 c/obstáculos) y encabeza el medallero; los argentinos, eliminados
(0)
22 de octubre de 2000  

SANTIAGO, Chile.- La quinta y penúltima jornada del VIII Campeonato Mundial Junior, realizada ayer en el Estadio Nacional, fue la más atractiva en cuanto a la diversidad de factores que mantuvieron al público atento.

Fueron diez finales, incluyendo el heptatlón. En los 400 metros con vallas, el polaco Marek Plawgo, con 49s23/100, estableció la mejor marca mundial junior de la temporada.

En 3000 metros con obstáculos, todo fue africano. Raymond Yator, de Kenya, ganó con 8m16s34/100. El mismo había logrado el récord mundial con 8m3s74/100, el 18 de agosto último. Lo escoltó su compatriota David Chemweno (8m31s95/100), que desgastó al marroquí Abdellatil Chemal en el primer kilómetro, llevándolo a un ritmo con un parcial de 2m48s70/100. Pero este último, consciente, los dejó ir y aseguró el bronce, con 8m43s57/100.

Lo más espectacular de la tarde fue la carrera de los 5000 metros de varones. Los primeros nueve competidores fueron africanos. Ganó el keniano Gordon Mugi con 13m44s93/100. Pasó los 2000 metros en 5m38s28; los 3000 en 8m27s10/100, y los 4000 en 11m10s59/100. Colectivamente, fue la mejor prueba del torneo.

Los sudafricanos Paul Gorries en 200 metros (20s64/100) y Hannes Ropley en disco (59,51m), con récords juveniles para su país, completaron los oros de varones.

En mujeres, dos atletas lograron (y son las primeras) sus segundas medallas doradas. En los 200m, con récord para los mundiales, se impuso la jamaiquina Verónica Campbell (22s87/100). "Gané los 100 y los 200 y ahora espero sumar otra medalla en la posta 4x100", dijo.

Otra que sumó su segundo podio fue la australiana Janna Pitman en 400 con vallas (56s27/100). Antes lo había hecho en los 400 llanos.

Rusia prevaleció en el salto triple: ganó Anastasiya Ilyina (14, 24m) y la escoltó Anna Pyatykn (14,18m). En heptatlón, el éxito fue para la sueca Carolina Klüft, que sumó 6056 puntos.

Los dos últimos argentinos que compitieron ayer no tenían posibilidades de clasificarse y se dio la lógica. Aun así sus rendimientos fueron preocupantes. En salto con garrocha, Marcelo Terra (4,80m) fue 23º entre 24 participantes. Su récord nacional es de 5,10m.

En lanzamiento de jabalina, Pablo Alfano, que este año ganó el sudamericano en Brasil con 68,90m, ahora hizo 60,90m. Fue 29º entre 33 competidores.

Con las dos doradas de ayer, Kenya se afianzó en el liderazgo en el medallero, con 5 doradas, 3 plateadas y 2 de bronce. Hoy será la despedida, con nueve finales, y su seguidor, Rusia (3 doradas, 6 plateadas y una de bronce), tendrá la última oportunidad para alcanzarlo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.