Kirchner, con los murciélagos