Los octavos de final | El anfitrión sigue en carrera. Klinsmann piensa en la Argentina