Klose y Podolski confirmaron que la ofensiva está a pleno