La Copa Santander Libertadores. La actitud no fue suficiente