Fórmula Uno. La alegría fue doble para Renault