La amazona que cumplió sus sueños de victoria

Lucrecia Cesaroni es madre y la segunda mujer campeona nacional de salto
(0)
29 de diciembre de 2009  

Ser madre y a la vez deportista de alto rendimiento no es tarea fácil. Pero para Lucrecia Cesaroni, madre de Pedro Ignacio, de 3 años, y Alexa Sofía, de 2, y flamante campeona nacional de saltos hípicos, el desafío vale la pena.

Esta amazona de 33 años, sólo la segunda mujer en conquistar el título máximo en los 66 años que se realiza el campeonato argentino, dice que "los chicos son lo más lindo que hay en la vida, aunque requieren mucha responsabilidad". Entonces, ¿cómo concilia sus deberes de madre joven con las exigencias del hipismo de primer nivel? "¡Corro todo el día!", asegura, y explica que diariamente los busca cuando salen de la escuela, al mediodía; luego almuerza con ellos, y sólo entonces se va a montar en la quinta que tiene con su marido, Adrián, en Moreno. Entrena cuatro caballos por día, ya que no tiene tiempo para más. "Cuando no estoy con mis hijos me siento culpable; no quiero ser una madre ausente", admite.

La apasionan los caballos y el salto. Si bien tuvo un retiro temporario por los embarazos, volvió a las pistas con las mismas ganas de siempre. Admite que es "muy competitiva, decidida y sumamente exigente" consigo misma.

Desde chica demostró estas cualidades. A los seis años, paseaba a caballo en el campo, bajo la tutela de su madre, María del Carmen Samaniego. A los 10 ya saltaba, y cuatro años más tarde empezó a tomar clases con Roberto Tagle en el Club Alemán de Equitación. Dio indicios tempranos de su talento al clasificarse subcampeona junior en la Copa Caracas, de Venezuela, donde compitió con un caballo prestado.

Al recibirse en el Colegio Cristóforo Colombo, Lucrecia optó por continuar su educación hípica. "Soy la oveja negra de la familia en cuanto a los estudios, pues mi madre es bióloga y mi hermana mayor, Silvana, médica", confiesa con una sonrisa.

Entonces, a los 18 años, se fue a Brasil para aprender con el jinete internacional Vitor Teixeira, en Belo Horizonte. Luego tuvo la posibilidad de viajar a Bélgica y estar en el establecimiento del renombrado jinete y entrenador Nelson Neco Pessoa.

Después de cuatro años en el exterior, volvió al país para seguir su meta de triunfar en el salto. Este mes, finalmente, cumplió su añorado sueño coronándose campeona nacional.

-En el podio dijiste que era un sueño cumplido con mucho esfuerzo y agradeciste a tu equipo. ¿Quiénes son?

-Mi marido, Adrián; toda mi familia, en especial mi madre, que se levantaba a la madrugada para llevarme a los concursos cuando era chica; la veterinaria, doctora Marta Monina; el caballerizo, Vicente; el herrero, Gabriel, y el encargado de la quinta, Julio Vicente. El apoyo de todos fue muy importante para mí.

-La equitación es uno de los pocos deportes en los cuales los hombres y las mujeres compiten juntos. ¿Es una desventaja ser mujer?

-En este deporte influye más la habilidad que la fuerza, aunque hay momentos en los cuales quisiera tener más fuerza. Depende del caballo que uno tiene.

-¿Qué proyectos tenés para 2010?

-Empezar bien el año hípico; ir al concurso internacional Best Jump en Porto Alegre. Quisiera llegar a los Juegos Panamericanos de 2011, en México.

-¿Qué consejos les darías a los jóvenes que sueñan con ser campeones?

-No me considero la persona indicada para dar consejos. Lo que sí les puedo decir es que hago lo que me gusta; tengo pasión por los caballos, por el deporte y siempre quiero aprender.

  • La salud de los caballos la obliga a ser prudente

    Cuando se refiere a lo que viene en su carrera, Lucrecia es muy prudente, fundamentalmente por un tema en particular: los caballos. "En nuestro deporte es difícil pensar a largo plazo porque la salud de los caballos a menudo es una incógnita", admite.
  • Lucrecia Sofía Cesaroni

  • Fecha de nacimiento: 14/10/1976
  • Estado civil: casada con Adrián Campana, dos hijos: Pedro (3 años) y Alexa Sofía (2)
  • Idiomas: italiano, portugués, español e inglés
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.