Opinión. La antorcha, entre su simbolismo y el sentimiento