Sydney 2000. La apuesta ahora es para Atenas