La Argentina volvió a ganar y quedó a un paso de la final

Se impuso a España por 2-0 y con sólo empatar mañana ante Nueva Zelanda definirá el torneo con Holanda
(0)
23 de agosto de 2001  

Tras aprovechar el impulso que les dio la notable victoria sobre Australia -campeón olímpico y mundial-, las Leonas prolongaron su gran momento y dieron un paso más en el 9° Champions Trophy , que se juega en el Wagener Stadium, en Amstelveen, Holanda. Y vaya si fue importante el éxito logrado ayer, por la 4a fecha, frente a España por 2 a 0, pues quedaron muy cerca de ser finalistas. Con el triunfo de Holanda (ya accedió al match decisivo) sobre Australia por 3 a 1, a la Argentina le bastará con sólo igualar mañana en el último match de la rueda clasificatoria ante Nueva Zelanda para definir el título el domingo próximo.

Casi sin tiempo para disfrutar el triunfo ante Australia, las chicas se enfrentaron con España, un rival que si bien no es de los de primera línea, les ocasionó un dolor de cabeza en los Juegos Olímpicos, ganándoles por 1 a 0 y complicándoles el panorama.

Esta vez, las argentinas no brillaron como lo habían hecho un día antes, pero lo hecho les alcanzó como para dejar en claro su superioridad.

España casi no atacó. Se limitó a defender la derrota por la menor cantidad de goles posibles. No tuvo ningún córner corto en el partido, mientras que la Argentina dispuso de siete. Justamente por esta vía llegaron una vez más los goles argentinos.

A los 9 minutos, Oneto tiró al arco, la guardavallas Rosa sacó la bocha con infracción y produjo el córner corto. Las Leonas repitieron la jugada que les dio éxito frente a Australia con gol de Margalot; cambiaron las tiradoras: esta vez, Rognoni amagó, Aicega abrió para Gulla y la delantera de Lomas, arrojándose hacia adelante, abrió el score.

El cansancio de las argentinas, luego del gran desgaste del día anterior, era notorio. Sin embargo, no renunciaron a atacar. A los 26, Aymar, de muy buena actuación, remató y, tras el rebote en la arquera, Maiztegui estuvo a punto de aumentar.

En la segunda etapa, a los 10 minutos, en el séptimo córner corto del partido, Aicega hizo el tiro directo y estableció el 2-0; Oneto quiso desviar la trayectoria, pero en realidad no llegó a tocar la bocha.

La diferencia pudo haber sido mayor. Seis minutos después, Masotta tomó una bocha cerca del círculo, la arrastró, remató desde dentro del área y marcó otro gol. Pero las jugadoras españolas protestaron, el árbitro decidió que el tiro había sido realizado desde fuera del círculo y no convalidó el tanto, ante la desilusión de las chicas argentinas.

De todos modos, las Leonas siguieron buscando situaciones para ampliar la ventaja, aunque no las pudieron concretar.

Pese a que el score no reflejó con certeza la superioridad argentina sobre las españolas, las chicas lograron otra importante victoria. Luego del partido se fueron al hotel, comieron temprano y volvieron al estadio para ver el encuentro Holanda v. Australia, con la intención de alentar a las locales, ya que una victoria de las locales les permitiría saborear el casi acceso a la final del torneo. Y se les dio.

La historia con Sydney tiene semejanzas. Nueva Zelanda fue el mismo rival que en los Juegos Olímpicos les permitió llegar a la final con la histórica goleada por 7 a 1. Ahora, a la Argentina le alcanza con un empate para volver a enfrentarse en el Champions Trophy con Holanda, pero esta vez en la final y con la idea de tomarse desquite de la única derrota que sufrieron hasta ahora.

Las Leonas siguen superando viejos estigmas. Ya le ganaron a Australia en un torneo oficial; ahora, quieren ubicarse en el podio en un Champions Trophy, uno de los tres certámenes más importantes del mundo. Y después, el sueño mayor. Saben, claro, que primero está Nueva Zelanda.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?