La atmósfera política ya desplazó a los Juegos