La burbuja explotó en el momento más inoportuno