Opinión. La cabeza allá, el corazón acá