El escenario. La calma religiosa del nuevo campeón