La Coruña: y un día, la revancha llegó