La década ganada

Cristian Grosso
(0)
29 de junio de 2014  

BELO HORIZONTE.- "Alguna vez llegué a pensar si yo era el problema, si era la causa de los malos momentos que atravesaba el equipo". Vaya autoflagelación, ¿no? La frase es de Lionel Messi y retrata su identificación con la camiseta albiceleste. Siempre le dolió el destrato, pero nunca se escondió. Fue despellejado y desacreditado. Burlado y hasta humillado en alguna oportunidad. Durante mucho tiempo, varios argentinos sometieron a Messi a exámenes que quizá nadie podría superar. Jamás abandonó. Atención: no es rencoroso, pero tiene la terquedad de los inconformes. Ahora sí está arropado por el blindaje afectivo de un país futbolero, pero le podrían haber evitado tantos disgustos.

"Él nos acostumbró a lo extraordinario. El día que juega mal, Messi está entre los tres mejores del partido", analiza Jorge Valdano. Prácticamente en cada partido engrandece su leyenda, atropella récords y eleva el listón hasta zonas desconocidas. Está a sólo un gol de un registro fabuloso: convertirse en el futbolista que más goles oficiales convirtió en la historia con la camiseta argentina. Contando todas las categorías y torneos. Con 27 años, sólo uno le falta para alcanzar al mítico Batistuta, que se retiró a los 33.

No tiene el don en la expresividad, es cierto, pero siempre necesitó del cobijo popular. ¿Lo intentó canjear por declaraciones demagógicas? Jamás. Merece todo el crédito cuando jura que cambiaría sus cuatro Balones de Oro por un título con la selección. La deuda interna le quema, tanto como lo amargaba no atrapar el cariño de su gente.

Por momentos, pareció que debió escalar el Everest con un bastón. Nunca se le escuchó un reproche ni le han descubierto un ademán de fastidio. Su cruzada, inevitablemente silenciosa y sin proponérselo, lleva algo de idealista y quijotesco. Ni slogans, ni campañas, ni promesas. Se pueden ganar consensos sin descalificaciones ni sembrando enemigos. Él representa una auténtica década ganada porque torció sospechas y enamoró corazones acorazados. Messi enseñó otro camino porque es un argentino distinto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.